GALLERIES

    Preboda Ana Mª y Tony

    Dice la tradición que cada vez que abrazamos de verdad a alguien, ganamos un día de vida.

    Y esa tarde Ana y Tony ganaron mil más… Andaban un poco nerviosos por tener una cámara delante, cosa que suele pasar a menudo. Y a mi me gusta sobre todo que mis parejas se relajen, respiren y conecten entre ellos e intenten olvidarse que yo ando por allí, así que la mejor solución que se me ocurrió en esos momentos fue decirles: “Cerrar los ojos, respirar hondo y abrazaros”. Y ahí se quedaron, fundidos en un largo y silencioso abrazo.

    Ana y Tony tienen una enana preciosa que evidentemente nos acompañó a la sesión de preboda. La alegría de la casa por supesto. Podría decir que se convirtió en la reina de la mitad de la sesión. Parece que cuando uno tiene niños la vida va a otra velocidad. Las cosas pasan más deprisa y sin darte cuenta la rutina y los días nos atrapan. Por suerte, podemos parar y respirar tantas veces como haga falta y eso fue lo que hicimos aquella tarde. Respirar entre madera y verdes, entre risas y abrazos…

    Este fin de semana nos vamos de boda. Os dejo con las fotos de una tarde de verano 🙂

     

     

    ANTERIOR Fotógrafa de bodas en Málaga SIGUIENTE Preboda en el Castillo de Sabinillas
    By Vanesa Díaz
    vdiaz

    LEER COMENTARIOS

    2 COMMENTS

    Hola Vanesa!!! Me encanta la idea de que tengas una toma de contacto con los novios. Las fotos son preciosas sobre todo la del abrazo donde se ven esas manos tan generosas de Ana Mari. Esa foto dice mucho de ella. Al menos para mi.Te deseo toda la suerte de el mundo y ya nos veremos en ¡LA BODA!

    Mil gracias Martha! La verdad es que mis parejas son las que hacen que en cierto modo todo esto tenga sentido, así que por supuesto, como todo lo importante en la vida, hay que cuidarlas 😀

    Nos vemos en la boda!!!!!

    DEJA TU COMENTARIO: